¿Viajar a través del tiempo? …sólo en los libros (o cintas) ¡¿y sí! Hay escritores a quienes se les da muy bien eso de viajar, imaginar, crear personajes y diálogos y luego escribir. Mónica B. Brozon es una de mis favoritas. De hecho, fue la primera escritora a quien entrevisté cuando comencé a trabajar como periodista y leí su primer libro “Casi Medio Año”.

Esta vez, me acerco a ella para que nos cuente sobre su libro “De Drácula a Madero” que es todo el boleto para viajar a los tiempos de la Decena Trágica, o sea, el inicio del sangriento periodo de la Revolución Mexicana, en la Ciudad de México; pero es de esos viajes que no quieres que se terminen, porque Mónica escribe de una manera exquisita. Además, te va a hacer reír y pasar un buen momento conociendo la historia desde su particular punto de vista.

“Lo importante es leer las cosas que nos gustan. Acercarse a los libros como nos acercamos a los programas de tele, series o a las películas, sabiendo que vamos a encontrar una historia padre, que nos va a atrapar y a entretener y aún más que eso, nos va a permitir meternos en la trama como no podemos hacerlo en los otros casos”, Mónica B. Brozón.

¿Cómo acordarnos en los días ajetreados de la semana, que existen los libros?
Yo pienso que no hay nada mejor que un buen libro para cerrar esos días ajetreados y estresantes. Meterse en la cama, abrirlo y sumergirse en la historia hasta que se cierran los ojos. Con suerte y hasta se te engancha la historia con el sueño y puedes tener sueños con argumentos fabulosos.

¿Cómo plasmas tu imaginación en las páginas?
Es un proceso muy curioso. La historia parte de una idea, que se va cocinando en el cerebro poco a poco. Mientras eso pasa, voy haciendo notas en una libretita. Apunto posibles diálogos, características de los personajes, trazos de escenas y todo lo que se me ocurre. Ya que está más o menos cuajado todo, entonces me siento a escribir. Y me imagino todo, los escenarios, los personajes, todo se dibuja súper claro en mi mente y pues yo lo describo a lo largo de las páginas hasta que pongo el punto final.

¿Por qué crees que nos gustan las historias, cuentos, etcétera?
Desde siempre a la gente le ha gustado escuchar historias. Supongo que se debe a que la vida de la gran mayoría de las personas es, digamos, muy normal. Nadie se la pasa teniendo aventuras o grandes romances, o sorteando peligros, así es que usamos las historias (que pueden venir en las páginas de un libro, en una pantalla de tele o de cine o incluso por medio de las bocinas de un aparato de radio) para vivir esas emociones.

“Las historias, si están bien contadas, son capaces de hacernos sentir: alegrarnos, llorar, reír, asustarnos y hasta comernos las uñas de los nervios”.

De Drácula a Madero
Ediciones B.
Mónica B. Brozon en Facebook

“Unos chicos que viajan al pasado y caen justamente al inicio de ese terrible y sangriento periodo de la Revolución que tuvo lugar en la Ciudad de México en febrero de 1913. Creo que ese es un buen ejemplo de cómo podemos aprender sobre un hecho histórico a través de una historia fantástica, con personajes que tienen que ver con nosotros y que de pronto se encuentran fuera de su tiempo, conviviendo con aquellos otros de los que tanto hemos oído hablar en los libros de Historia”, nos cuenta Mónica.

Revolución Mónica B. Brozon

Mónica B. Brozon

Mónica B. Brozon