He estado pensando que las batallas de la vida las libra cada persona en su interior. Es nuestra mente la que nos tiene al filo de tantas preguntas y esa es la manera en la que aprendemos, tomamos decisiones y crecemos.

Escucharnos con nuestras propias palabras nos hace fuertes y ser quienes queremos ser. ¿Te has dado tiempo para conversar contigo?

Escuchamos, leemos y vemos tanto a los demás que es posible que no estemos dando tiempo y oportunidad para conocernos más a nosotros mismos, y cada uno de nosotros tenemos un potencial único por descubrir y poner en marcha para vivir.

Despierta guerrero que llevas dentro

La lectura y la experiencia me han regalado algunas ideas para que no dejemos morir a nuestro propio guerrero, sino todo lo contrario: que le permitamos crecer fuerte, seguro y con el poder de decir adiós a lo que no le deja ser todo lo que puede; así que:

  • Mírate
  • Deja lo que haces y descubre qué es realmente lo que haces
  • Cree en ti
  • Recorre tu interior
  • No consientas o alimentes la envidia, la opresión y menos la frustración en ti
  • Identifica qué te impide sentirte un guerrero de la vida
  • Haz memoria de las experiencias que te hacen sentir feliz y repítelas o mejóralas
  • No te pierdas de lo precioso de la vida por estar pensando que la felicidad solo está donde imaginas que está y que no la alcanzas
  • Aprovecha todos los beneficios que da convivir también con los demás y proyectar lo que has encontrado en ti
  • Descúbrete, compréndete y cambia lo que estás mirando que debe madurar
  • Al mirar dentro de ti y de tus emociones serás capaz de confrontarlas y crecer
  • Todos los días son nuevos para aprender con lectura, con reflexión y con escucharte a ti
  • Caminar, escuchar música y escribir te da grandes beneficios para conocerte mejor
  • Sé tu propio ser
  • Acércate a tus emociones cada vez que lo necesites.