Para construir, primero hay que imaginar y para eso se prestan perfecto ¡las vacaciones! Es un tiempo de alegría, descanso, libertad, descubrimiento y claro también un tiempo para crecer (sin que te des cuenta).

Felicidades por haber terminado un ciclo más en tus estudios, sabemos todo lo que implicó llegar a este día.

Vacaciones en familia

Sí, leíste bien. Pasarás más tiempo con tu familia. Con tus padres, hermanos, es posible que veas a primos o tíos que no habías visitado. Sea quien sea, vas a convivir y los buenos momentos son cuando haces lo que te gusta y puedes invitar a los demás a conocer lo que te gusta y tú también disfrutar de lo que les gusta hacer a ellos. Así se aprende, creces y vives.

Cuando no coincidan en gustos, piensa en que la amistad (también en familia)  se da según los pasos que anden juntos, y aplícalo. Claro toma un tiempo y dilo amablemente, para hacer solo las cosas que te gustan. Es muy sano.

Desconecta

Sí. Lo más que puedas, intenta star fuera de línea para que aprecies bien y con calma los los lugares que estás visitando. Luego compartirás las fotos o videos en tus redes al final del día. No pasa nada.

En dos días que lo intentes, sentirás alivio y aire fresco en tu mente que darán lugar a nuevas ideas.

Antes de viajar lejos o salir a pasear cerca

Imagina cómo será, qué harás, qué NO harás. Prepara una guía de canciones. Busca ese artista que estabas tan interesado en conocer mejor; tú sabrás.

Disfruta sin pensar más allá, que solo fluir con el día a día, respetar y cooperar con la armonía, la templanza y la alegría.

Ya en vacaciones

Cuida tus palabras, cómo respondes y ten conversaciones amables con los demás.

Si algo no es lo que esperabas o te enfadas piensa que es tu decisión pasarla bien o de mal humor. Eso no lo decide nadie fuera de ti.

Regálate paz.

Juan Cruz M.

Juan Cruz M.