Entre los libros más vendidos en Amazon, el mes pasado, arrasó en el primer lugar: “Vistmond”, el primer libro de Isabella de la Torre que narra la historia de “Yael” y de sus amigos “Diego” y “María” quienes acompañarán al protagonista en la búsqueda de una respuesta misteriosa. Y es que Yael recibió un regalo sorpresa: un atrapasueños que no sabe cómo llegó a su recámara.

Al parecer, el objeto misterioso tiene vida propia y lo lleva a otra dimensión. Los tres jóvenes conocerán a personajes que se convertirán en sus maestros. Una historia que transcurre entre enanos, gigantes y algunas misiones por resolver.

Isabella dio la noticia de su libro: “Vistmod. El Cuartel de los Sueños” a pocos días del regreso a clases en México.

@labala.isabella.

@labala.isabella.

Además compartió el nombre de su primer sencillo: “Mi Momento”.

Te compartimos un fragmento del libro mientras platicamos con ella.

@labala.isabella.

@labala.isabella.

FRAGMENTO: “Vistmod. El Cuartel de los Sueños”

“—¿Cuánto habré caminado? —se preguntó agotado Yael en medio de… ¿dónde?—. ¿Dónde estoy? —Trató de orientarse en la oscuridad a pesar del miedo. Entrecerró los ojos para ver si así podía distinguir algo. Oyó un ruido de insectos, como si un enjambre se acercara. Yael empezó a sentir desesperación y quiso correr, pero las piernas no le respondían. Paralizado, sólo le quedaba gritar para pedir auxilio… Pero la voz tampoco salió.

El zumbido se acrecentaba, amenazador, y se mezclaba con los latidos de su corazón. Extendió los brazos para palpar si había algo o alguien cerca de él. Nada, no había nada. Trató de dar un paso y de nuevo las piernas se quedaron ancladas. Comprendió que era inútil tratar de ver algo en medio de aquella penumbra, cerró los ojos para aislarse del zumbar de las abejas. Tomó aire y se concentró en un nuevo intento por moverse…

—Resiste y ven conmigo —pidió la voz en un susurro tan cerca del oído que sintió su aliento. Lleno de terror, intentó correr de nuevo. Dio un paso, luego otro, y entonces Yael cayó. El descenso le pareció altísimo. Quiso gritar de nuevo, pero un sobresalto le hizo abrir los ojos.

Estaba en su cuarto, recostado sobre la cama. Su balón de futbol se encontraba en el piso. Sobre la repisa estaban sus libros favoritos y las filas de coches que coleccionaba desde niño. La luz de la luna entraba por la ventana y un ligero viento movía la cortina. «¡Qué alivio!», pensó, sintiendo todavía los fuertes latidos de su corazón. Revisó el celular para ver si ya tenía que ir a la escuela. Eran las tres de la mañana. Se quedó quieto y comenzó a pensar si cerraba de nuevo los ojos para tratar de dormir… «Y ¿si vuelve la pesadilla? Papá dice que él sueña muchas veces lo mismo, pero la verdad es que yo no. Son las tres de la mañana, ni modo que me quede así, despierto, hasta las seis», pensó. Yael miró otra vez hacia la ventana y se tapó con las cobijas casi hasta la nariz; todavía no quería salir de la tibieza de su cama. Cerró los ojos.”

Publica: Penguin Random House. Disponible en: Amazon.

Sin duda, Isabella está viviendo su momento. Atento a las redes sociales porque platicaremos con ella.