Por Camila Sánchez Gallo, 14 años | CLUB TOP NEWS

Mi nombre es Camila y desde hace un año y 7 meses soy: “orgullosamente ARMY” y amo con todo mi corazón a BTS, y me alegra mucho haberlos conocido en vivo. Déjame contarte cómo fue.

BTS / Twitter: @bts_bighit

BTS / Twitter: @bts_bighit

Para ser honesta, desde que los conocí y ver sus bailes increíbles, los distintos tonos de cabello que llevan; admirar sus rostros tan bonitos, cuerpos delgados y bien formados… nunca creí que mi obsesión por BTS me llevaría a convencer a mis padres para que mi regalo de cumpleaños de 15 años fuera ir al concierto de mi banda favorita a Nueva York, el 6 de octubre pasado.

¿Por qué específicamente a Nueva York? Bueno, porque México todavía no es un país donde puedan llenar un estadio (o al menos eso creen), y porque a mi mamá y a mí nos encanta esa ciudad. Desde el año pasado que fuimos por primera vez, ¡quedamos fascinadas! 

La verdad, al principio creí que no se haría realidad, porque pensaba: ¿hasta cuando BTS visitaría Nueva York? Hasta que, un día, revisando si BTS habría actualizado su cuenta de Twitter, me llevé la gran sorpresa de mi vida: Habían compartido las nuevas fechas para el World Tour “Love Yourself”.

Y para mi maravillosa suerte ahí estaba escrito el nombre del estadio: “New York Citi Field”.

Rápidamente llamé a mis papás para decirles que mi sueño se iba a cumplir.

Y pues bueno, para no hacerles el cuento largo, mi papá me regaló la oportunidad de ver a mis hermosos chicos de BTS en vivo.

Al principio no lo creía, era un sueño demasiado grande para mí. TODOS los días veo sus videos, sus coreografías, las escenas detrás de cámaras que comparten… Me he comprado todos sus discos. En mi recámara solo hay adornos con fotos de ellos, hablo de ellos todo el tiempo. Me sé todas sus canciones (bueno, “saberme” es algo relativo por que no sé coreano). Todo eso pasó por mi mente en el instante en que sabía que por fin los conocería en vivo. Es el sueño de cualquier ‘ARMY’ (así nos nombraron ellos a nosotras y así nos decimos sus fans).

Recuerdo que cuando le conté a mi mejor amiga (qué también es ‘ARMY’) comenzó a llorar de la emoción. Me decía que le dijera a Ji-min (su favorito de BTS) que lo amaba mucho y que se casara con ella. Y que por favor gritara mucho por ella. Finalmente, su mamá la llevó al concierto que dieron en Canadá.

Sí, las ‘ARMYS’ haríamos muchas cosas por ellos.

Pasaron los meses y por fin llegó el día que nos íbamos, no paraba de pensar en ello, en cómo serían, en qué iban a bailar, en cuánta gente iría. Pensé en todo.

Cuando llegamos a Nueva York, recuerdo que camino al hotel vi el dichoso letrero de “HOPE” que está cerca de Time Square, me emocioné mucho porque horas antes J-Hope (uno de los tres raperos de BTS) había publicado en sus redes una foto desde ahí.

Me emocionaba pensar en la idea de que hubiéramos estado en el mismo lugar.

J-HOPE.

J-HOPE.

Al día siguiente, desperté lista, era el día del concierto, pero antes, quería ir a “Line Store” donde vendían los BT21 (unos personajes súper tiernos creados por BTS). Quería ir muy temprano, porque la fila para entrar es muy larga. Todas las ‘ARMYS’ queremos comprarnos cosas que, la verdad sabemos que no vamos a usar pero que lo hacemos por ellos.

Sí, a veces siento que Big Hit (la empresa de BTS) nos lavó la mente a todas.

Para reforzar mi teoría, cuando llegamos a la tienda, que estaba muy cerca del hotel, ya había una fila enorme esperando con ansias la entrada.

Mientras nos formábamos para esperar a que abrieran, en el edificio de enfrente, vi el anuncio del nuevo LG X BTS. ¿Qué es LG X BTS? Un celular de LG versión BTS. “Sip”, o sea, un celular con contenidos exclusivos de BTS.

No puedo decir que es un celular de BTS. Bueno, no lo sé. Porque en realidad, el celular es completamente normal, solo trae fondos de pantalla de ellos, alarmas con las hermosas voces de cada uno de ellos y cosas así.

Pero si lo vemos bien, ¡qué estrategia de mercadotecnia! Mientras esperas para entrar a la tienda donde venden sus productos, te ponen a ver un comercial de ellos.

Después de comprar todo lo que pudiera, y hacer otras cosas, por fin nos dirigimos al concierto. Al principio el metro estaba totalmente vacío, hasta que llegamos a la última estación donde se llenó por completo, puras chicas y chicos con sus playeras, letreros con mensajes de apoyo a la BTS y un montón de cosas de ellos; todos listos para entrar al concierto.

Pasamos por el área de seguridad y por fin entramos. Frente a mí, el estadio lleno de personas que al igual que yo amamos a BTS.

Cortesía: Familia Sánchez Gallo.

Cortesía: Familia Sánchez Gallo.

Pasó el concierto como si hubiera sido de 10 minutos aunque fue de 2 horas, pero es que, estaba tan emocionada, viéndolos bailar, viendo a las chicas cantar en coro, riendo con ellos cada vez que hablaban, sintiéndome tan feliz.

“Es sin duda una experiencia que nunca quiero olvidar, haber conocido a mi banda favorita en vivo me hace sentir muy feliz”.

“Attack on Bangtan” es una de mis canciones favoritas.

Cortesía: Familia Sánchez Gallo.

Cortesía: Familia Sánchez Gallo.

¿Serán tan felices como yo fui al verlos?

Y pues sí, me hace feliz pero, me pregunto si a ellos les hará feliz eso. Obviamente ha de ser hermoso que mucha gente grite por ti y se emocione contigo y cante tus canciones pero, llegar de un vuelo de más de 10 horas, escuchar a millones de personas gritándote, tomándote fotos y empujándose para acercarse, se me hace muy pesado. Que después de un concierto en un país tengas que ir al siguiente día a tomar otro avión para ir a otro país a dar otro concierto; para cuando termine ese, seguir con lo mismo una y otra vez hasta que uno de ellos no pueda más.

Creo que este es el mensaje que siempre hemos querido dar muchas ‘ARMYS’, hacia ellos y hacia muchas otras ‘ARMYS’, que no lo entienden…

Queremos que nuestros chicos descansen. Eso es lo único que pedimos”.

BTS / Twitter: @bts_bighit

BTS / Twitter: @bts_bighit