Por Alejandro Romero | CLUB TOP News

Once años después del estreno de la primera entrega de Transformers, dirigida por Michael Bay, llega a la pantalla grande este 19 de diciembre: Bumblebee, del director Travis Knight. La más reciente entrega de esta saga cinematográfica, basada en la línea de juguetes de Hasbro, nos sitúa en la década de los años 80 y nos presenta una nueva historia conducida por una nueva estética y narrativa que dan un toque fresco a la franquicia, haciendo de Bumblebee una gran propuesta familiar para terminar este año.

@Bumblebeemovie

@Bumblebeemovie

A diferencia de las entregas anteriores de Transformers, el conflicto que presenta esta cinta no gira alrededor de la lucha entre Autobots y Decepticons por la Tierra, sino que se centra principalmente en la relación entre Charlie (una joven de 18 años interpretada por Hailee Steinfeld) y Bumblebee. Los guionistas fueron capaces de presentarnos una historia fácil de entender, que si bien es sencilla, funciona de gran manera. Esa relación y sus motivos son sin duda la mejor parte de la película y en parte, escenas que disfrutarán tanto los fanáticos como los espectadores casuales y las nuevas generaciones.

Los personajes principales cuentan con suficiente exposición para generar interés y pasamos el tiempo justo con ellos, para entender sus motivaciones. La manera en que se nos presenta a Bumblebee es algo que no habíamos visto en ninguna otra entrega. Tenemos frente a un personaje que se sorprende e incluso en ocasiones se asusta al interactuar con el mundo en que se encuentra. Si bien no deja de ser el soldado que se nos presentó en las demás entregas,

en esta película se nos permite ver un lado del personaje más vulnerable y personal, generando así en el espectador un sentimiento de empatía, al grado en que te importa qué pasará con él a lo largo del filme.

@Bumblebeemovie

@Bumblebeemovie

 Los efectos visuales no son un apartado que sorprenda cuando se habla de la saga de Transformers. Estas películas siempre se han caracterizado por su gran uso de CGI (Imágenes Generadas por Computadora) mezclado con entornos y personajes reales y Bumblebee no es la excepción. Aun así, logra crear su propia identidad, presentándonos un diseño de personaje que hace semblanza al utilizado en la serie animada de los años 80, lo cual queda perfecto con la época donde se desarrolla la historia.

En el diseño del planeta de origen de los Autobots, Cybertron luce impresionante al igual que todas la batallas, que con el cambio en la dirección se disfrutan, ya que parecen más coreografías bien estructuradas que simples placas de metal chocando entre sí.

La música y las referencias a la cultura popular de los años 80 no podían faltar, Bumblebee realiza un buen trabajo en ambas categorías, con un soundtrack que contiene canciones clásicas de la época con artistas como Simple Minds y Bon Jovi y referencias a películas como el Club de los Cinco, haciendo de Bumblebee un filme que recurre en más de una ocasión a la nostalgia.

@Bumblebeemovie

@Bumblebeemovie

Después de cinco entregas y más de once años a la cabeza de la franquicia, Michael Bay finalmente decide pasar las riendas de los personajes. En esta ocasión le tocó tomar la batuta al director americano de 45 años Travis Knight, quien realiza un trabajo sorprendente con sus personajes. Al tener experiencia en el cine de animación, Knight tiene una gran visión de cómo manejar a personajes generados por computadora, y esto se nota a lo largo de la película con los gestos y movimientos de Bumblebee.

El trabajo de Knight es un pequeño adelanto de lo que viene en un futuro para la franquicia y sin duda pinta bien después de esta entrega. Knight tomó la base que dejó Bay y la modificó, cambiando muchos de los aspectos de la saga que fueron fuertemente criticados en su momento tanto por prensa como por los fanáticos de estas películas.

@Bumblebeemovie

@Bumblebeemovie

Bumblebee es un filme lleno de humor, acción y una dinámica entre personajes que superó las expectativas que se tenían. Solidifica el futuro de la franquicia y funciona muy bien como una precuela a las historias presentadas por Bay.