Por Karol Alberto Larios Sanchez, 13 años | CLUB TOP News.

Las vacaciones de diciembre y parte de enero estuvieron excelentes para mí.

Visité 3 lugares, en mi país…

Antes de Navidad estuve en la Ciudad de México con mi familia materna, ahí no tuvimos nuestra cena de Navidad real, pero organizamos una porque la mayoría de mis tíos, tías y primos iban a salir para la Nochebuena. Así que hicimos una ‘disque’ cena navideña y sí sentí el espíritu navideño en todo. Comimos pierna, espagueti, ensalada y bacalao, tooodo estuvo de lo más rico.

Cortesía: Familia Larios.

En Navidad estuve en casa de una tía, en un lugar llamado Oaxtepec. Es un pueblo muy pequeño y lindo, donde puedes tener una casa de vacaciones con alberca y todo, ya que ahí hace mucho calor.

Subí el cerro del Tepozteco, en Tepoztlán, por primera vez.

Cortesía: Familia Larios.

También en Oaxtepec hay un “Six Flags Acuático”, Hurricane Harbor. Ahí nos divertimos con mi familia paterna. También tuvimos cena de Navidad, pero esta vez a diferencia de la Ciudad de México, nadamos, abrimos regalos y no la pasamos súper bien; claro con mis primos, tíos, tías y abuelas. 

Cortesía: Familia Larios.

¡Qué siga la diversión!

Para Año Nuevo viajamos a Ixtapa-Zihuatanejo. México es lo máximo. En Ixtapa y en Zihuatanejo hay playas muy bonitas, donde puedes nadar y mirar delfines. Nos hospededamos en un hotel llamado: Fontán; suena ‘chido’ y elegante su nombre pero créanme que el hotel estaba horrible, y también la comida. Lo único padre y bonito fue la playa, estar en familia y celebrar el Año Nuevo. El 31 de diciembre cenamos con toda mi familia (primos, tíos y tías). Mi mamá, mi papá, mi hermana y yo estábamos cansadísimos. Viajar también agota pero es lo mejor.

Mi hermana prefirió dormirse temprano y luego mis papás también. Todos se durmieron menos yo. 

Yo esperé a contar: 10, 9, 8, 7, 6… Y lo hice en silencio para no despertarlos.

Yo solo empecé a hacer el conteo en silencio, y todos los de mi familia que seguían en la cena gritaron: ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! Yo también lo dije pero en silencio y me quedé toda la noche viendo los fuegos artificiales. Eran unas luces hermosas que me hacían sentir feliz. Así que recibí al Año Nuevo… en la cama. 

Cortesía: Familia Larios.

Así fueron mis padrísimas vacaciones. Gracias, TOP News.