A Sara le gusta viajar, pero lo hace con un propósito muy claro. Apreciar lo hecho a mano. Es tal su pasión y encanto que ha creado con todo el profesionalismo que implica, una tienda para comercializar las artesanías que compra en las comunidades y ciudades del mundo y así apoyar a los artistas.

Sara Sigríður Ólafsdóttir.

Pero eso no es todo. En su blog narra cada viaje y descubrimiento que hace con cuidadosos pasos.

“Hay tantos artículos hermosos en el mundo, que quiero compartir el trabajo de las personas que voy conociendo, porque sus artesanías son únicas”.

Ella es Sara Sigríður (22 años de edad) y cuenta que no puede quedarse en un solo lugar durante mucho tiempo. Su inquietud y curiosidad la mueven sin más. Ha conocido Uganda, México, Madagascar, Cuba… desde que nació en Islandia ha pasado más tiempo fuera de su país que recorriéndolo y así seguirá.

sarasigridur.com

“Me apasiona mucho apoyar a artistas locales y a sus comunidades. Yo he encontrado y seleccionado en mercados del mundo todo lo que vendo. Los artículos son específicamente del propio país que visito, logrando así que la cadena de suministro sea más amigable y sustentable. Miro muy bien que en su mayoría, utilicen telas naturales sostenibles o plástico reciclado”, Sara.

Sara da muestra su fuerte interés por los derechos de los animales y por la sostenibilidad, en ese tema centró su tésis de licenciatura (Fashion Communication & Marketing Bachelor of Arts / IED Milano & Westminster), y en la falta de derechos de los animales en la industria de la moda.

Su web: Sara Sigridur.