¿Cuántas veces te ha pasado que tienes una idea de algo o una duda muy grande sobre alguna situación, pero aparece alguna celebridad “a confirmártelo” o a afirmar que tienes razón, y le crees todo?

Pero con el paso del tiempo creces, lees, o aprendes que no era lo correcto como habías estado pensando o actuando. Cuando nuestro artista favorito, actor, actriz, cantantes o personajes de la farándula “encantadores” hacen algo, queremos también hacerlo nosotros o bien, decir que estás a favor… y no siempre se mueven ni en la verdad, ni en la realidad que te favorece a ti, a tu familia o a tus valores.

Puede mal interpretarse lo siguiente, pero algunos de ellos no tienen la preparación que por ejemplo tendría cualquier especialista, estudioso o profesional que haya estado estudiando el tema que quieras o que te inquieta.

Ante eso, tú podrías:

  • Nadar contracorriente y no tomar decisiones solo basándote en que lo dijo tu ídolo, que habla a multitudes
  • Leer más acerca del tema que te da curiosidad
  • Tomar decisiones hasta que hayas podido entender claramente y hasta que hayas quizá conversado con alguien muy cercano a ti.

O sea, no te vayas con la tendencia o la moda de cualquier corriente que envuelva a “la mayoría”. Tú tienes un gran potencial y debes desafiarte a pensar mucho más. Ponte a prueba y descubrirás que la verdad de la historia o del tema que te da curiosidad, debe hacerte sentir tranquilo o tranquila. No pierdas el rumbo. Lee mucho y elige bien tus “modelos a seguir”.