La investigación comenzó con estudios intensos de imágenes y películas. El director Jon Favreau hizo un safari por África durante seis meses antes de reunirse con Disney para hablar sobre la realización de El Rey León.

Los realizadores miraron documentales que capturaban la migración de los animales en África, entre otros fenómenos. 

El equipo fue invitado a Disney’s Animal Kingdom para estudiar a las estrellas de su película de cerca, como el comportamiento de los leones, hienas y jabalíes, entre otros y lograr capturar sus particularidades.

Vivieron dos semanas en África, con el fin de percibir los detalles que implementarían en la pantalla.

Para honrar la historia y el lugar donde transcurre El Rey León, Favreau quería encontrar la manera de transportar al público a la sabana y que pudieran experimentar la majestuosidad.

Para que sepas:

  • 13 miembros del equipo de Favreau viajaron a África
  • 2 semanas duró el safari para explorar Kenia
  • Se alojaron en 5 sitios diferentes
  • Utilizaron 3 helicópteros
  • Se trasladaron en 6 camionetas por el safari
  • En total, transportaban con ellos 1 tonelada de equipos fotográficos para capturar contenido.

Los realizadores trabajaron en alianza con el Departamento de Ciencia Animal de Disney’s Animal Kingdom en Orlando, Florida, para establecer un sistema de cámaras no invasivo a fin de grabar cerca del 75% de los animales que estarían representados en la película. Luego, las imágenes capturadas les servirían de referencia a los animadores de MPC Film.

@jonfavreau.

“Disney tuvo mucho éxito con la versión animada original y, luego, con el musical de Broadway. Sabía que debía ser muy cuidadoso. Sentía una responsabilidad enorme por no arruinarla. Quería demostrar que podíamos ser respetuosos del material original y, a la vez, darle vida con técnicas y tecnologías alucinantes”, Jon Favreau.

También grabaron a los leones y otros animales que habitan Disney’s Animal Kingdom para agregarle vocalizaciones auténticas a la película. El equipo de sonido viajó al zoológico de Magdeburgo, Alemania, para grabar audios de leones cachorros y, así, poder capturar el rugido de Simba bebé, que cambia la trama.

Cortesía: Disney.

El diseñador de producción James Chinlund afirma que, junto con el supervisor de animación Andrew R. Jones, obtuvieron inspiración para Simba de la vida real el último día de su viaje de investigación en Masái Mara, Kenia.

“Nos topamos con una manada de leonas y sus cachorros que acababan de darse un banquete con un antílope eland. Todos estaban muy llenos y soñolientos. Pero un cachorro se despertó y comenzó a moverse entre la manada. De inmediato, nos dimos cuenta de que el cachorrito era especial. Fue muy emocionante verlo tan de cerca”.