Por Víctor Uribe Rojas | Cortesía

Max Verstappen utilizó todos sus recursos técnicos y optimizó el rendimiento de su monoplaza, pero no tenía contemplada la embestida final de Hamilton, que con su conducción inmaculada y el trabajo excepcional y arriesgado de su equipo logró su séptima victoria en Hungría para quitarle el triunfo al holandés a pesar de que se defendió con todo lo que tenía.

@LewisHamilton.

Verstappen salió bien asegurando la primera posición delante de un Hamilton amenazante, que lo siguió de cerca, lo que le sirvió para emparejar a Bottas y hacerle un rebase soberbio. 

Hasta la primera parada en pits todo era claro. Max y Lewis rodando muy parejos, con diferencias mínimas que oscilaban entre 1 y 2 segundos, detrás de ellos con gran diferencia los dos Ferrari y rodando por momentos de forma similar a los McLaren que circulaban aún más atrás.

En Ferrari a Leclerc y finalmente a Vettel el equipo les indicó que el plan era estirar sus llantas medias hasta la vuelta 40 y atacar al final con blandas. Los dos para seguir como estaban, tercero y cuarto respectivamente, lejos de pensar en una remontada para llegar a la punta.

Tras la primera parada, el intento de Hamilton, con DRS, de pasar a Verstappen al final de la recta lo resistió el holandés dos curvas más hasta un atrevido intento en la curva 4 por la parte externa de Lewis, que acabó fuera de pista, manteniendo a Max al frente y saliendo bien librado hasta ese momento.

Hamilton se mostraba desesperado, la solución por parte del equipo fue arriesgada, hacer una segunda parada cuando estaba a un segundo de Verstappen, montar gomas medias, aún perdiendo 20 segundos, y lanzarse al ataque para cazarlo al final con mucho mejor rendimiento. 

Con una vuelta rápida se colocó a 10 segundos a falta de 10 vueltas, los números iban saliendo mientras Sainz aguantaba al otro Red Bull, de Gasly, detrás, un coche evidentemente superior y que debería haber sido suyo. 

Hamilton se acercó a falta de cuatro vueltas. En el final de la recta, a falta de tres vueltas, Lewis rebasó a Max para así ganar el Gran Premio de Hungría, lo que también demuestra el poderío del equipo para imponerse aún con una parada más que los rivales.